¡Por fin! los malagueños ávidos de un gran festival de música indie pudieron disfrutar de la primera (y esperemos que hayan muchas más) edición del “Oh, See!”, a pesar de la amenaza de lluvia. Sólo durante la actuación de Los Planetas hubo que sacar el paraguas cuando empezaban los acordes de “Un buen día”.

Con una organización impecable, a las 14.00 horas arrancaba el primer Oh See! con la actuación del grupo Nixon, los encargados de romper el hielo en el escenario principal.


El segundo grupo que pisó el escenario fue Amatria, una actuación salpicada de ritmos tropicales y terminando a lo grande con ‘El golpe’.


Con Carlos Sadness el Auditorio se fue llenando de familias y de amantes del indie. Con su chaqueta vaquera y ukelele, el barcelonés Carlos Sadness supo comprimir éxitos como ‘Sebastian Bach’, ‘Amor Papaya’, ‘Bikini’ y ‘Qué electricidad’.


Uno de los momentos álgidos de la tarde fue cuando Coque Malla, de negro riguroso, apareció en el escenario. El madrileño entonó algunos de sus míticos temas como Berlín o No puedo estar sin ti, y una extraordinaria versión de ‘El equilibrio es imposible’ de Los Piratas.


La Casa Azul con una puesta en escena muy original hizo bailar a todo el auditorio, en especial con “La revolución sexual”. Dicho tema fue candidata a representar a España en Eurovisión en el año 2008.


Poniéndose el sol, apareció sobre el escenario Iván Ferreiro. Su aparición fue apoteósica. Los seguidores de Iván desde la época de Los Piratas pudieron disfrutar de “Años 80” o “El equilibrio es imposible”.


Al caer la noche, hizo su aparición Jota sobre el escenario. Los Planetas nos deleitó con temas de siempre y de su último disco. Un tremendo aguacero mientras cantaban “Un buen día” hizo que muchos de sus seguidores con paraguas o sin ellos siguiesen cantando y bailando sin importarles la lluvia.


Sidonie con una complicidad entre sus componentes tuvo una actuación muy divertida y movida, con beso sorpresa entre Marc Ros y Jesús Senra.


Elyella cerraron la primera edición del “Oh, See!”. Ahora nos tocará esperar al año que viene a su segunda edición con muchas ganas.